All Posts By

Gustavo Lozada

Entrevistas

Vivian Reimers y el arte chiquitano como objeto de indoctrinación e inculturización.

A través de una llamada por WhatsApp hasta Río de Janeiro, tuve la oportunidad de hablar con una persona que tiene información invaluable sobre las Misiones de Chiquitos. La curiosidad para hablar con ella nació de una publicación en Facebook que mostraba una serie de platos de decoración con diseños y formas de la chiquitanía boliviana. Nunca había visto algo así y sentí un llamado intenso a averiguar de qué se trataba todo esto. Bien que lo hice, porque me llevé una sorpresa.

Vivian Reimers Ortiz, arquitecta y diseñadora de interiores, recuerda de su pueblo las tardes en familia para tomar café con la compañía de zonzo, tamales, tortillas y cuñapés. De esta tierra valora la calidez humana, la cual trata de contagiar a cada viajero que sabe que visitará Santa Cruz. En 2009 decidió continuar con su formación y lo hizo con un doctorado en diseño en Lisboa (Portugal). En tierra cálida boliviana, siempre le llamó la atención el arte chiquitano y convirtió a esa curiosidad, en su tema para la tesis doctoral.

El documento de la tesis doctoral de Vivian Reimers Ortiz, que fue defendido en Lisboa, Portugal.

Durante su proceso de exploración del tema, descubrió una pasión por la investigación y esto la llevó a recorrer todas las posibilidades disponibles para darle valor a su tesis. En ese tiempo, los profesionales en Bolivia le recomendaron hacer la investigación con otra perspectiva, una que vea a la chiquitanía desde Europa y no desde Bolivia o Sudamérica.

Es así que la investigación la llevó a Sevilla (España) para comprender el ADN de las misiones como tal y encontrar la expresión que se encuentra en cada objeto arquitectónico. Gracias a este paso, obtuvo información importante y un contacto que fue fundamental en el proceso, el padre Francisco de Borja Medina, una eminencia en el tema de misiones jesuíticas, quien la recibió en la Curia de Roma (Italia) posteriormente.

Un detalle del ornato de la iglesia de Concepción, como parte de las Misiones Jesuíticas de Chiquitos en Bolivia.

Ya en Italia y con el acceso al archivo de la Compañía de Jesús, pudo rescatar información de fuentes primarias sobre la cultura, organización política, administración, y demás temas sobre las misiones chiquitanas, pertenecientes a la antigua provincia jesuítica del Paraguay. Pasados dos años y comprendida la raíz de las misiones, Vivian pudo avanzar y analizar la iglesia como objeto de comunicación.

Me preguntaba ¿Cómo la iglesia lograba dar un mensaje tan eficiente a todos si los pueblos incluso hablaban dialectos diferentes? Ellos lo conseguían a través del diseño.

Vivian Reimers

Reimers, apasionada con la investigación, dio pasos importantes para estudiar el interior de las iglesias chiquitanas, la arquitectura, iconografìa y ornamentación. Incluso aplicó la teoría Gestalt en el objeto arquitectónico para descubrir como el brillo, la luz, la secuencialidad, el ritmo o la forma estimulan al observador. Es así como una tesis doctoral llamada »Diseño como estrategia de comunicación, inculturación e indoctrinacion» fue aprobada con honores y resultó en un documento único de cinco años de investigación y casi 700 hojas de desarrollo.

La colección Arte Chiquitana.

Ya establecida en Rio de Janeiro, Vivian decidió hacer tangible su investigación y lo hizo con una colección de platos que ella considera que son objetos con historia. Asociada a Cris Azevedo, Diseñadora de productos, unieron sus talentos y crearon la colección Arte Chiquitana.

La primera presentación de estas piezas se realizó en la 35ava versión de la feria »Paralela Design» en Sao Paulo, una feria que cuenta con una curadoría destacada donde se expuso ante un público internacional, una versión contemporánea del arte de la chiquitanía boliviana. El sueño también apuntó a Bolivia, es de esta manera que la colección llegó a Santa Cruz de la Sierra para la versión 2019 de CasaCor.

Cada plato cuenta una historia diferente y relata a través de los colores, formas, secuencias, elementos y demás, la importancia de la historia de las misiones de chiquitos en Bolivia.

Divino, es uno de los platos que se inspira en una pintura mural del techo de la iglesia de San Rafael. Este plato refleja la representación de Dios, como astro rey y generador de vida. La pieza de líneas doradas, tiene este color por el simbolismo que se utilizaba en lo barroco para representar a Dios.

Ángel Dorado y Ángeles de Cobre, rescatan el diseño original de la trama de los pisos de las iglesias misionales del período s. XVI – s.XVIII. El color de los platos, dorado y cobre, se escogió como alusión a los metales de la ornamentación como el oro y el bronce. Las formas en la trama de los pisos también buscaba la separación por género, esto venía como recomendación de la Iglesia de la Contrarreforma. En la nave de la iglesia de San Xavier, se puede ver esa línea actualmente. Finalmente, los querubines de la época barroca que ya tienen una genética como resultado del mestizaje europeo y local.

Chiquitano es un plato que recuerda a la pintura mural de las iglesias que fueron pintadas a mano con una representación de la flora local y con tonos ocre o tierra obtenidos de los pigmentos de la zona. Una representación contemporanea que muestra los motivos ornamentales que resultaron de la simbiosis de la cultura visual barroca y representada por manos chiquitanas. Esto dio origen a lo que se conoce como »Arte Chiquitano»

La última pieza, Angel Divino, fue representada en color rojo y con destellos de luz, en alusión a la connotación religiosa que relaciona a este color con el fuego, el vino y la sangre. Como símbolo de sacrificio y amor, pero a su vez, de pasión y guerra. Acompañado también de un ángel, un ser con alas que cumple como la representación de un mensajero de Dios, como un intermediario con los humanos.

De esta manera, Vivian Reimers pudo crear junto a Cris Azevedo, objetos contemporáneos con elementos de la comunicación que efectivamente lograron inculturización y adoctrinamiento en las tierras bajas de Bolivia.

Próximamente se volverán a presentar en la »Paralela Design» en Sao Paulo con una colección de jarrones inspirados en las iglesias de las Misiones de Chiquitos y yo me quedo con la interrogante de a donde más podrá llegar una investigación tan minuciosa sobre toda la gran significación que tienen los elementos de comunicación para lograr que las masas sean adoctrinadas de la forma en la que lo lograron los jesuitas.
Pueden ver más del trabajo de Vivian en www.vivianreimers.com.br , en su página de Facebook: Vivian Reimers arquitetura & interiores o en Instagram: vroarquitetura y de Cris Azevedo: studiocrisazevedo

Aun no he encontrado puertas abiertas para hablar de todo esto en Bolivia. Espero poder hacer charlas o un libro.

Vivian Reimers.
Bolivia

Una guía de viajes a un paraíso natural: Santiago de Chiquitos

Datos generales

Santiago de Chiquitos es un pueblo que pertenece al municipio de Roboré, ubicado a unos 430 km. al sudeste de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra. Lleva este nombre en honor al apóstol Santiago y a pesar de que forma parte de las Misiones Jesuíticas de Chiquitos, no fue incluida entre las misiones reconocidas por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

Pero, yo creo que debería ser un Patrimonio de la Naturaleza o una obligación humana la conservación de este pueblo y sus alrededores. Seguro al final de ese post lo van a entender.

La calle principal que conecta la carretera con la plaza y al rededor de la plaza son las únicas ‘pavimentadas’ pero lo hicieron con ladrillos rojos amigables con la naturaleza (según entendí). Santiago está dentro de la
»Reserva Municipal de Vida Silvestre Valle de Tucabaca» calificada como una de las reservas naturales más hermosas de Bolivia, por la diversidad de flora y fauna.

La carretera asfaltada está en excelentes condiciones y pasando Roboré (km. 400) se continúa los 22 km. restantes por asfalto hacia el norte.  Las únicas calles pavimentadas son las que rodean la plaza principal y han tenido la previsión de dotarlas de ladrillos rojos, amigables con la calidad del ecosistema protegido de 26.000 km2. de bosque seco chiquitano que la rodea. 

A pesar de ser una reserva, últimamente se ha visto amenazada y ante esta situacuón, año a año se ha impulsado el festival ConservArte, que busca brindar mensajes de conservación a la naturaleza que hace único a este lugar de brisa cálida, polvillo rojo y paraísos escondidos entre la aventura.

¿Cómo llegar?

Para llegar a este pueblo de la Chiquitanía, no existe un transporte directo. Los buses que van de Santa Cruz hasta la frontera con Brasil hacen diferentes paradas en los pueblos de San José de Chiquitos, Roboré, El Carmen y Puerto Quijarro. El visitante debe bajarse en Roboré y hacer el pago de su transporte en ventanilla sólo hasta este sitio. Generalmente quienes llegan a Santiago tienen un contacto de hospedaje en el pueblo que se ofrece a recogerlos. Si no existiera esta oportunidad, se debe pagar un taxi por +60 bolivianos o moto por +40 de Roboré a Santiago y recorrer unos 20km hacia el norte.

Coordenadas

-18.334768, -59.589694

Servicios

En Santiago de Chiquitos hay hoteles, hostales y residenciales. No son muchos, por lo tanto si deseás viajar para algún feriado, tené en cuenta hacer la reserva con anticipación. Hay un par de tiendas para abastecerse con lo básico y restaurantes que generalmente son de comida criolla o están dentro de los hoteles. Hay que asegurarse de avisar a los encargados del hotel si uno va a comer con ellos o no. Encontrar comida a cualquier hora no es tan fácil. No hay bancos ni cajeros automáticos, estos solo se encuentran en Roboré y hay dos: Banco Unión y Cooperativa Jesus Nazareno. Hay una tienda de artesanías. Vi una farmacia que tenía productos artesanales y supe de una posta sanitaria. Recomendaría ir al pueblo con toda la provisión de medicamentos necesaria. De todas formas en Roboré hay farmacias. El agua es potable.

PLAZA PRINCIPAL

La plaza de Santiago de Chiquitos es bastante sencilla. En el medio no hay ninguna estatua a algún personaje o a un santo, si no un violín grandote de esos bien chiquitanos. Aprendí algo muy tradicional de esta plaza, y es que el punto de encuentro no es solo la plaza, si no ‘el gomero’, un árbol inmensamente grande que es ícono de los santiagueños. La iglesia sólo la encontré abierta para el concierto de música. Seguramente abren para los horarios de misa, pero no es como otros pueblos donde la iglesia está siempre abierta.

Coordenadas: -18.340004, -59.598298
Costo: 
La plaza tiene pocos lugares para comer. Las famosas empanadas de queso y refresco de mocochinchi están en uno de los lados de la plaza. Empanadas a 3 Bs y el vaso de medio litro de mocochinchi a 5 Bs.
Recomendaciones:  Si buscás comer en los alrededores de la plaza, hacelo temprano para poder encontrar comida. Hay una sola tienda en la plaza para comprar agua, energizante o cerveza fría. Las otras están en las calles del pueblo. Nunca está de más: NO BOTÉS BASURA.

  LA CUEVA DE MISERENDINO

Después de unas 2 horas 30 minutos de caminata desde ‘El Gomero’ y atravesando por bosque seco chiquitano, sombra, camino con piedritas, sol, brisa deliciosa y viento caliente, llegamos a ‘La Cueva’. Tenía el afán de llegar al mediodía para que la luz del sol entre por el orificio que hay en la parte de arriba de la cueva y lo logré. Esto sucede solo por un par de minutos. Dejamos la visita a los Arcos de Piedra para el retorno, ya que estos quedan en medio camino a La Cueva, pero mi misión era llegar a ver la luz entrando por la oscuridad. Fue una experiencia preciosa. En la entrada hay asientos de troncos de madera y una cascada con agua limpia. Ideal para comer un poco.

Coordenadas: –18.345989, -59.550684
Costo: Roger (Tiluchín) fue mi guía y el recorrido a La Cueva, Pinturas, Arcos y cascada La Colina tiene un costo de 250 Bs. por el día. Al final del post el contacto.
Recomendaciones: 
Si te da alergia los cambios de clima, esperá a que te enfriés un poco antes de entrar porque la cueva un poco fría y el cambio de temperatura puede ser brusco. Hay murciélagos dentro, no es necesario entrar agachados ya que es espaciosa pero si corre agua por el suelo, entonces hay que llevar zapatos que no se mojen fácilmente y LINTERNA (o celular con linterna, como yo hice)

PINTURAS DE MISERENDINO

Estas pinturas rupestres están antes de llegar a La Cueva, a unos 3 minutos a pie. En ella hay pinturas rupestres de la época de…la verdad no recuerdo. pero que están expuestas a todo mundo. No se encuentran muy bien conservadas e incluso la dañinera de la juventud ha hecho que los nombres de las parejas estén escritos al lado o encima de las pinturas. La cueva y las pinturas llevan este nombre por un señor italiano que habitó la zona, que tenía el apellido Miserendino, no se más asi que pa que inventarme.

Coordenadas: -18.345989, -59.550684 (Pongo la misma de La Cueva)
Costo: Roger (Tiluchín) fue mi guía y el recorrido a La Cueva, Pinturas, Arcos y cascada La Colina tiene un costo de 250 Bs. por el día. Al final del post el contacto.
Recomendaciones: ¡NO ESCRIBAN SOBRE LAS PINTURAS!

ARCOS DE PIEDRA

Los arcos de piedra son formaciones rocosas que han creado arcos naturales en medio de la naturaleza. El arco grande queda en el camino a la cueva y las pinturas rupestres. El arco pequeño es el menos visitado, ya que hay que desviar un poco el camino e ir exclusivamente a verlo a el. Son íconos del turismo de Santiago de Chiquitos y algunos fotógrafos disfrutan hacerles fotos nocturnas. Yo quedaba feliz con que no me piquen los petos (abispas-abejas-meh) que habían en ambos, mientras los filmaba y registraba en fotos.


Coordenadas: -18.347097, -59.560461 – Arco grande / -18.344283, -59.558508 Arco pequeño.
Costo: Roger (Tiluchín) fue mi guía y el recorrido a La Cueva, Pinturas, Arcos y cascada La Colina tiene un costo de 250 Bs. por el día. Al final del post el contacto.
Recomendaciones: Muy atentos a los insectos que puedan haber en las piedras y alrededores. La caminata hasta este lugar no es la mas larga del mundo pero hay que hidratarse con agua. Hasta este punto no hay cascadas para rellenar el bote de agua. Mucho protector solar.

CASCADA LA COLINA

Entre disfrutar cada destino, la caminata, paradas para tomar agua y descansar, se habían ido unas 5 horas del día viendo los arcos, cueva y pinturas. El último destino del recorrido sería la Cascada La Colina. Estaba muy cansado pero sabía que valdría la pena y así fue. La Cascada La Colina es una realidad de esas escenas de películas cuando representan al paraíso con naturaleza, una cascada en medio y un arcoiris en la parte superior. Este lugar es muy poco frecuentado y si solo se hace este destino queda a una hora y media del pueblo. Nosotros lo hicimos para finalizar el recorrido y hasta el día de hoy tengo ganas de volver. Las fotos hablan por si solas.

Coordenadas: -18.348870, -59.566263
Costo: Roger (Tiluchín) fue mi guía y el recorrido a La Cueva, Pinturas, Arcos y cascada La Colina tiene un costo de 250 Bs. por el día. Al final del post el contacto.
Recomendaciones: Al ser un lugar poco frecuentado, no hay basura. Si llegan a ir, les ruego se lleven hasta el último residuo que generen.

CACHUELITAS

Las Cachuelitas de Santiago son conocidas por todo el pueblo ya que son las pozas de agua más cercanas. Digamos que es el balneario natural municipal. Cuando fui no había mucha agua, al parecer alguien estaba haciendo retención de agua. La divina de Tere, quien me habló para el hospedaje en el hostal Cachuelitas, agarró una bolsa y empezó a limpiar la basura que deja el pueblo en el lugar. Si estuviera mejor conservado, sería fantástico.


Coordenadas: -18.351414, -59.602317
Costo: Ninguno
Recomendaciones: No botar basura, si el agua no está medianamente limpia, no entrés.

LAS POZAS

Las Pozas son eso mismo, pozas de agua pero de formaciones rocosas tipo jacuzzi totalmente naturales. Hay dos entradas para llegar, una por Santiago de Chiquitos que son dos horas de caminata y por el Parque Eco Rupestre El Manantial que si estas con auto (4×4) hacés parte del camino sobre ruedas y luego unos 50 minutos de caminata. Las pozas son maravillosas, hermosas, bellas y todos los adjetivos que la bella Mariam Nazrala podría decir. El camino está señalizado con marcas blancas para no perderse. Es realmente hermoso.

Coordenadas: Les dejo las del parque, porque las de las pozas no logré guardarlas:-18.395799, -59.645180
Costo: En la entrada al Parque el Manantial se paga 30 Bolivianos para llegar a Las Pozas
Recomendaciones: Nosotros hubiéramos querido tener más tiempo. Para disfrutar Las Pozas se puede ir todo el día. Llevar comida y así disfrutar esa belleza natural un día, media mañana o media tarde completa. A las 5 de la tarde ya no los dejan pasar.

EL MIRADOR DEL VALLE DE TUCABACA

La maravilla más visitada y la más importante de Santiago de Chiquitos es esta. Aprendí que el valle tiene el nombre Tucabaca porque había (o hay) un pajarito que en bésiro se llama tucabash y que siempre se escribe con B porque en ésta lengua no existe la V.
Es una caminata en subida y entre piedras, hay que ir bien atentos. El primer mirador está a unos 15 minutos desde el inicio y si bien se puede ver el paisaje muy lindo, no hay como llegar hasta la cima.
Desde la cima, que son unos 15 minutos más hacia arriba, se puede ver TODO el valle, el pueblo de Santiago y una planicie en las alturas adornada con monolitos de piedra, la serranía y flores que me llevaron a extender los brazos y caminar sintiendo una deliciosa brisa de la mañana santiagueña.
Aquí caminé mucho, hasta donde ya no encontré camino para continuar en el abismo, donde llegué a fotografiar la serranía, donde me subí a los monolitos y disfruté del paisaje totalmente en solitario. Fue maravilloso, fue algo que quisiera volver a hacer, o que quisiera ir a dormir en la noche y ver la maravilla de la naturaleza en la oscuridad iluminada por la luna y las estrellas.

Coordenadas:
-18.319239, -59.573803, esta es la ubicación del inicio, yo llegué hasta aquí: -18.331634, -59.556699
Costo: La entrada al Parque Tucabaca es de 10 Bs.
Recomendaciones: Chicos, si van a subirse a lugares extremos a sacarse selfies, tengan MUCHO cuidado que buscar ayuda no es tan fácil ya que el mirador está a 1 hora a pie desde el pueblo. Lleven bastante agua si desean pasar largo rato aquí. SU BASURA YA SABEN DONDE.

OTROS LUGARES

Hay otros lugares interesantes que conocer en Santiago de Chiquitos a los cuales no pude llegar por lluvia y porque me limitó una lesión en mi rodilla. Estos lugares son Soledad, San Marcos, El Órgano, El Banquete y el Parque Eco-Rupestre El Manantial.
A El Manantial fui solo para entrar a Las Pozas y no llegué a visitarlo, sé que hay pinturas rupestres. El Órgano y El Banquete están por la zona del Mirador y el Valle de Tucabaca. Según me dijeron hay otras formas de llegar desde el pueblo que son de menos tiempo de caminata. La catarata de San Marcos es preciosa y aprovecharé fotos que me enviaron para mostrarles. En Soledad hay formaciones rocosas de una tortuga y un búho.

ConservArte

El Festival ConservArte se lleva a cabo cada mes de enero en Santiago de Chiquitos. Es un festival en el que se fusiona música, pintura, danza, artesanías, fotografía y escultura. Participan artistas nacionales e internacionales, todos con un discurso de conservación de la naturaleza, en especial de la Reserva Municipal de Vida Silvestre Valle de Tucabaca.
El festival es bastante atractivo e invita a los visitantes a conocer el pueblo, las tradiciones y todos los beneficios que nos trae a los seres humanos el conservar la naturaleza.
Si les llama la atención, deberían estar atentos en su página de Facebook para no perderse la próxima edición.

¿DÓNDE HOSPEDARSE?

Lo mejor para el final. El Hostal Cachuelitas de Santiago fue el responsable de que este viaje a Santiago de Chiquitos sea una realidad para mi (y para ustedes). Tuve la suerte de dar con personas maravillosas, que me atendieron con amabilidad, dulzura y una disposición de ayuda fenomenal.
El hostal está muy bien equipado, es limpio, tiene aire acondicionado para el infernal clima de la zona y sobre todo el sazón inolvidable de Tere, que hace una comida deliciosa. Hay churrasquera gratuita para los huéspedes y servicio de lavado de ropa, con costo.
El hospedaje incluye desayuno y al tener pocos lugares donde comer en el pueblo, les recomiendo que si van a este lugar a hospedarse, avisen con tiempo si desean almorzar o cenar (que les aseguro, no se van a arrepentir)



Contacto: 766 30613 – 78008089
Página de Facebook: https://www.facebook.com/HotelCachuelitasLaFarola/
Referencia de precios: Las habitaciones varían entre 150, 250 y 350 Bs la noche. Para feriados llamen para reservar con mucha anticipación. Los almuerzos o cenas cuestan +25 bs.

GUÍA

Roger Barba, más conocido en el pueblo como Tiluchín, fue el encargado de hacerme conocer los destinos de caminata en Santiago e iba a llevarme a otros más. Sus costos son por día y puede cobrar entre 100 a 300 bolivianos dependiendo de los destinos a los que los lleve. El fue guardaparques y conoce muy bien la zona.

Contacto: 75750176

*Cualquier error, aporte o detalle que quieran que agregue a esta guía, les pido me contacten enviando un mensaje directo a mi perfil de instagram: www.instagram.com/elhadopropicio.

¡A VIAJAR!

Recursos y Tips

Lo que me gustó y lo que no, de la XII Larga Noche de Museos de La Paz.

Considerando que hacía un año estuve por esas mismas calles de La Paz haciendo los primeros contenidos para este blog, me vi en la necesidad de regresar por la ciudad maravilla ni bien vi la posibilidad de ir a vivir la Larga Noche de Museos.

El 2017 estuve dándole vueltas al centro de Santa Cruz de la Sierra en este mismo evento.  Ahí renacieron mis esperanzas de poder ver mayores ambientes culturales y artísticos, que son los que creo fundamentales para lograr cambios en nuestra sociedad boliviana. Algo cambió este 2018. Con la previa experiencia visitando varios museos peculiares en La Paz, quería ver con qué otra locura me encontraba en esta que veía como mi gran oportunidad de explorar lo que no pude ver antes.

Como siempre, quiero mostrarles algo bueno y algo malo, así como para reflexionar. Este es el contraste de lo que yo, libre e independiente opino en base a mi experiencia en la XII Larga Noche de Museos de La Paz.

 

PÚBLICO PARTICIPATIVO

Ese frío sábado en el valle de Chuquiago Marka, los paraguas, abrigos y chalinas fueron los mejores aliados para el público. Éste ya tenía la invitación a visitar la ruta de museos desde las 15:00. Nosotros salimos a explorar pasadas las 18:00 y nos dirigimos a la Calle Jaén.

Estos son los curiosos que caminaban por el Observatorio San Calixto.

 

La gente hacía filas larguísimas para poder visitar los museos que exhiben en esa zona. Se notaba claramente un gran deseo de participar en esta nueva versión de la Noche de Museos. Además, muy cordiales todos los que nos ayudaron a llegar a las calles que no conocíamos. Hay voluntad. Y el público, participa y mucho

VOLUNTARIOS Y CONTROL

Para poder controlar grandes números de visitantes que no suelen estar en esta movida diariamente, habían voluntarios en cada uno de los museos que nos recibían desde la entrada. Al entrar a ellos, cada persona se iba convirtiendo en una rayita en un cuaderno en el que asumo, era para llevar un conteo de las personas que visitaban cada museo. Al menos en 3 de los que entramos, se repetía el caso.

Además, eran encargados de anunciarnos cuando en ciertas muestras, las fotografías de cualquier tipo eran prohibidas. Cada museo tiene su razón y hay que cumplir esas reglas.

Las noticias al día siguiente informaban que unos 200 guías y 1.200 funcionarios de la alcaldía trabajaron durante esa noche para poder hacer de este evento algo memorable en su versión número 12, que tuvo 27 circuitos de visitas.

 

INTEGRACIÓN DE SERVICIOS

Como mi viaje fue una realidad pocos días antes del evento, realmente no tuve tiempo de empaparme más de la movida paceña para esa noche. Días después, me enteré de cómo esta actividad tenía tanta integración de servicios. Para empezar, la aplicación Jiwaki del Gobierno Autónomo Municipal de La Paz tenía un detalle del contenido de cada uno de los museos, espacios culturales y actividades para ese 19 de Mayo.

Los ya famosos buses Puma Katari se unieron a esta fiesta cultural. Tenían una ruta para llevar a los ciudadanos a visitar museos, facilitando así la llegada de más gente a su circuito.

 

MUSEOS DE ‘DE TODO’

Algo que no es exclusivo del evento, es la gran cantidad de museos y espacios culturales por doquier. La ciudad se da el lujo de ser la capital iberoamericana de la cultura y no es para menos. La Paz tiene centros de investigación, galerías de arte, fundaciones y claro, embajadas que aportan con atractivos que llenan de curiosidad al visitante.

Entre los que me llamaron la atención estuvo el Observatorio San Calixto y su Museo Pierre Marie Descotes. Tenían un archivo de sismos desde 1913 en Bolivia y todo el equipo metereológico, astronómico y sísmico para desarrollar este trabajo. Salí del lugar creyendo que La Paz cualquier rato tiembla y al suelo.

Otro que disfruté visitar fue el Museo Tambo Quirquincho. Me llamó la atención la muestra fotográfica ‘La china morena.’ Una exposición de la memoria travesti de las chinas morenas que participan en la entrada folklórica del Gran Poder en La Paz. Resulta que las chicas eran unas CELEBRIDADES. Su participación en esta festividad folklórica ha sido rescatada y valorada por el Colectivo LGTB. Una sala que se llenaba de visitantes. Lo importante de mostrar diversidad.

*Hay muchísimos otros espacios que no pude visitar pero les dejo el dato por si alguna vez van a La Paz: El museo de Textiles Andinos y Bolivianos, El Museo Olímpico Boliviano, El Museo de la Biblia, El Museo Casa de Murillo (que cuentan cada cosa tenebrosa de este museo), el Salón de Cecilio Guzman (el artista del Billete de 10 Bs.) Y El Museo del Aparapita.

 

CALLES CON ARTE Y CULTURA

Parte del disfrute de recorrer las calles en búsqueda de museos, es toparse con arte y cultura. Entre el centro de La Paz y Sopocachi habían varios vendedores ambulantes. Muchos de ellos con comida o bebidas tradicionales bolivianas. Algo así como el toque para una linda noche cultural. También vimos un artista haciendo un mural maravilloso en una pared pública:

La música y danzas que pude ver en directo, fue a los magníficos afro-bolivianos. Es que donde están se llevan la atención de todos. Sobre todo, su música como que te obliga a bailar. Además de ellos, habían performances, exposiciones y exhibiciones en algunos cafés y espacios de arte. Como para no perder el hilo cultural y artístico ni en el descanso.

 

Pero no todo fue hermoso. Es más, lo que nos limitó de poder ver más espacios y yo, poder sacar fotos fue lo siguiente:

EXCESO DE PÚBLICO

Tal vez la constancia de 12 versiones de este evento, ha hecho que la participación del público sea tanta. Pero habían museos con filas interminablemente largas.  Lo cierto es que si es una Larga Noche de Museos y vas a quedarte más de una hora haciendo fila para entrar a uno, realmente no hay chance de poder aprovechar el resto de actividades con un poco más de calma.

Hablo desde mi perspectiva de visitante y ‘turista’ en La Paz. Si realmente uno no conoce la movida cultural de la ciudad, podrías quedar atrapado en el tiempo esperando para entrar a un museo que deseas ver. Yo opté por seguir el camino y dejarme sorprender por lo que encuentre deambulando por las calles. Que no fue mucho.

‘VAMOS SALIENDO’

Está clarísimo que es una noche con mucha gente visitando museos, pero creo que no se puede apresurar al visitante a que vea una obra expuesta. En dos de los museos que logré visitar, los voluntarios nos decían que debíamos apurarnos a continuar con el recorrido para dar espacio al resto. Eso es totalmente entendible, pero ¿En qué rato voy a leer lo que ustedes me proponen leer en sus paredes?

En el siguiente video, se puede percibir la agilidad con la que debíamos continuar camino. No me era posible ni leer el contenido de las etiquetas de cada elemento:

 

Ojo, con lectura no solamente me refiero al texto escrito que hay en algunos recorridos, si no a darse un tiempo para leer una obra, una foto, una muestra audiovisual. No puedo decir que disfruté realmente un museo, si no me doy el tiempo de tratar de entender lo que me están mostrando.


La noche se fue tremendamente rápido. Entre disfrutar los museos y su información o fotografiar y hacer contenido, preferí disfrutar. Creé este post con las pocas fotos que pude sacar en algunos museos, sobre todo desde afuera.

No pude llegar a entrar a los museos que deseaba porque todo estaba muy lleno. A eso agreguemos un incidente que me suele pasar en La Paz: MAL DE ALTURA. Así que tuve que finalizar mi noche antes de lo esperado.

Mi post en las historias de Instagram. – @elhadopropico

Desde que supe de la Larga Noche de Museos en Santa Cruzel 2017, me llamó mucho la atención esta actividad. Este 2018 quise irme a ‘la noche’ con más experiencia del país. Tal vez el 2019 esté visitando una ciudad donde todo esté empezando. ¿Quién sabe?

Pero para no dejarlos con sabor a poco, los invito a visitar dos posts de la ciudad maravilla para que se animen a visitarla: 12 lugares obligatorios en La Paz y 9 experiencias inusuales en La Paz.  Y con eso me resta decirles que nos vemos en un próximo destino, camino…hacia El Hado Propicio. 🙂

Bolivia

Donde nace la cruceñidad, San José de Chiquitos.

A pesar que yo ya conocía San José de Chiquitos, no logré conocerla como en esta visita, en la que me aventuré a entender y explorar esta tierra colorada donde nace la cruceñidad bajo el cielo más puro de América.

DATOS GENERALES

El pueblo fue fundado el 1698 por los jesuitas que llegaron a la zona en aquella época teniendo habitantes jesuitas, Penoquiquias, Ramanukas, Piokokaxh, jamarós y los piñocas. ‘San José’ viene del santo patrono y ‘Chiquitos’ porque los españoles se referían a los indígenas de la zona como chiquitos por su baja estatura. Es generalmente llamada San José, siendo la capital de la provincia Chiquitos en el Departamento de Santa Cruz en Bolivia.

Es un pueblo orgulloso de su cultura, la mantiene viva a pesar de la globalización y están en constante proceso de modernización y aprendizaje de técnicas para promover la cultura chiquitana a través de herramientas que les ha les ha proveído la globalización y el apoyo de instituciones para el desarrollo cultural de la zona.

¿Cómo llegar?

Hay 4 formas de llegar a San José: vehículo propio, bus, tren y avioneta. Con vehículo propio solo deberías seguir el mapa de las coordenadas que te dejo más abajo. Para ir en bus, las opciones salen desde la Terminal Bimodal de Santa Cruz desde las 6 de la mañana con un costo de 60 Bolivianos. Por tren (que es la fantástica opción que yo tomé) que sale desde la misma Terminal Bimodal en horarios y días específicos: Lunes, Miércoles y Viernes a las 13:20 con un costo de 45 Bs en el Expreso Oriental (Super Pullman) y los Martes, Jueves y Domingo a las 18:00 por 120 Bs en el Ferrobús.

Yo viaje en ambos, los dos con aire acondicionado pero el Ferrobús tiene asientos mucho más grandes y solo 2 vagones. La última opción es por avioneta privada que salen desde el Aeropuerto El Trompillo.

Coordenadas

-17.833187, -60.750018

Servicios

En San José hay hoteles, hostales y residenciales para escoger. Mercado, restaurantes, taxi y mototaxi. Atención en Salud, Museos, Banco Unión, Banco Fassil y EcoFuturo, además de tiendas de artesanías de tejidos y tallados.

 

PLAZA PRINCIPAL

Ya es de conocimiento de muchos que las plazas son un punto de referencia en el turismo convencional. La plaza de San José de Chiquitos tiene la particularidad de ser amplia, limpia y segura. Durante la primavera es de lo más lindo poder ver las flores caer de los toborochis o del arbol de algodón. Literal, llueven flores.

Coordenadas: -17.845520, -60.742741
Costo: La plaza está rodeada de heladerías y algunos restaurantes. Para algún helado 10 Bs, para comer, desde 20 hasta 60 Bs.
Recomendaciones: El atardecer o el amanecer en la plaza es precioso, la gente del pueblo se encuentra en la plaza, los colores del conjunto misional resaltan en un naranja muy vívido y los loritos, parabas y tucanes se pasean por el cielo.

 

CALLES DE SAN JOSÉ

Darle vueltas al pueblo a pie para mi se convirtió en una actividad de relax. Caminar con la cámara colgando en el cuello y no sentir el más mínimo miedo de que me la roben fue de lo más liberador.

A veces hay que saber decodificar las formas de explicar direcciones de algunas personas del pueblo. ‘Allá donde está el ejte’ o ‘Del canchón 3 cuadras más abajo’ son formas de expresar direcciones bastante comunes. Un tipejo que se guía por Google Maps como yo, tal vez le tome unos cuantos minutos entender un poco las ubicaciones. Pero es fácil llegar a todas partes.

Hay muchas casitas de barro pintorescas. En cada calle alguien ofrece algo para vender, a costos muy muuuuy accesibles.

Coordenadas: Específicamente ninguna.
Costo: Está bueno salir con algunas monedas en el bolsillo para comprar algún bolo de leche, algún vaso de chicha o mocochinchi.
Recomendaciones: Si te vas a explorar las calles y encontrás a alguien que vende algo o si alguien te saluda, respondé con amabilidad y con la misma sonrisa. Este es un pueblo donde la hospitalidad es más que una ley, es una forma de vida.

PARQUE ECOLÓGICO PAUROCA

Este rinconcito se volvió mi lugar de inspiración. El Parque Ecológico Pauroca tiene una laguna (o curichi) con un lindo paseo iluminado alrededor. Fui testigo de amaneceres y atardeceres en este lugar. Es más en esos atardeceres conocí algunas pequeñas que salían del colegio a distraerse un rato en el parque.

De fondo se ve el Cerro Turubó al que no logré ir porque me doblé el pie. Así que con mi ‘limitación’ aventurera, me fui a deleitar unas varias veces de las postales que quedaban registradas en mis ojos desde el parque.

Coordenadas: -17.844540, -60.746678
Costo: Gratuito
Recomendaciones: Es perfecto para visitar por el día, en la noche hay muchos mosquitos. Si aún así te animás a ir, ponete repelente.

CASA DE BASTÓN

La Casa de Bastón es el lugar donde se reúne el cabildo indígena chiquitano para organizarse como comunidad. Además el lugar tiene elementos como vestimenta, escudos y lanzas que usaban los chiquitanos en la época de la conquista.

Al ser un lugar de reuniones, no tiene demasiada información o ‘atractivo’ más allá de las cosas que hay colgadas en las paredes. Lo decidí incluir como un destino para aquellos interesados en saber un poco más de la cultura chiquitana. Abajo les dejo datos.

Coordenadas: -17.847719, -60.742398
Costo: Ninguno
Recomendaciones: Si sos un/una curiosillx y querés saber acerca de la finalidad del Cabildo Indígena de San José en la misma Casa de Bastón pregunta por Ernesto Barba ‘El Pachán’ quien lidera el lugar.

ESCUELA DE MÚSICA

Ok. Este es probablemente el lugar que más me descolocó en San José. No tenía idea que en el pueblo había una escuela de música. Claro que sabía que en los pueblos de la chiquitanía hay orquestas de música barroca, pero en mis anteriores visitas ellos aprendían y tocaban en salones de la iglesia.

Ir caminando por la calle y escuchar el intenso sonido de violines me hizo afinar el oído y olvidarme del mapa digital para guiarme hacia este lugar celestial. La Escuela de Música de San José de Chiquitos tiene a niños desde los 5 años aprendiendo a reproducir su cultura a través de la música.

Los ensayos a los que asistí me dejaron con la boca re-abierta. Los niños son unos capos totales. Básicamente tuve conciertos gratis por el tiempo que iba a verlos tocar. Yo no sé tocar ningún instrumento y estas criaturitas ya parecían preparados para irse a dar giras por el mundo. Magia, color y arte…imperdible.

Coordenadas: -17.846910, -60.744667
Costo:  Ninguno
Recomendaciones: La escuela abre de 15:00 a 21:00 con clases para niños desde los 5 años en adelante. De Lunes a Viernes es posible ir a espiar desde la ventana un verdadero espectáculo musical con talentosísimos niños y jóvenes haciéndole honores a la música barroca.

 

CONJUNTO MISIONAL DE SAN JOSÉ

El ícono del pueblo. La tremenda iglesia que va variando de colores con la posición del sol. Esta iglesia es la más diferente de todas las que componen el circuito de las Misiones Jesuíticas. No tiene grandes columnas talladas de madera ni las tradicionales pinturas características de este circuito turístico. Esto debido a que en el bosque seco chiquitano no existían árboles tan altos para hacer las columnas de madera que hay en las otras iglesias.

Los misioneros de la zona utilizaron piedra laja y cal para construir esta iglesia que es parte del Patrimonio Histórico y Cultural de la Humanidad (UNESCO 1990). Además de la Iglesia, tiene el campanario al que tuve la oportunidad de subir por 3ra vez (gracias a don Marcelino)

La otra parte interesante del Conjunto es el Museo. Este museo contiene historia, arte y un minucioso trabajo de recuperación y restauración de metros de meeeetros de pinturas que cuentan la historia de la colonización española a los chiquitanos. Se supone que en este lugar antes dormían los misioneros jesuítas.

Hablando de españoles, la Reina Sofía de España visitó este lugar hace uju. Pero yo visité el museo con el Embajador de España en Bolivia, Don Enrique Ojeda quienes estuvieron en el pueblo como invitados para el Posoka Gourmet. Ahí el y la comitiva que vino con el estuvieron atentos a las historias que los josesanos tenían para contar. Este lugar es un total MUST al visitar San José de Chiquitos.

Coordenadas: 
Costo: 
Recomendaciones: 

SITIO ARQUELÓGICO SANTA CRUZ LA VIEJA

Dicen que gran parte de los españoles que llegaron a esta zona del mundo se murieron por la cantidad desorbitante de mosquitos sedientos por el lugar. También dicen que a eso del atardecer fue que fundaron Santa Cruz un 24 de Septiembre del 1561 imponiendo la Santa Cruz en esa loma. Lo cierto es que el tema de los mosquitos no ha cambiado, son MUTANTES.

El sitio arqueológico Santa Cruz la vieja está a unos 5 minutos en moto desde el centro de San José. La entrada es gratuita y el paseo es básicamente autoguiado. No hay mucho que ver más allá de las 3 cruces de la fundación, la estatua de Ñuflo de Cháves y unos cuantos restos de las estructuras originales donde se supone que estaban creando la nueva ciudad de Santa Cruz de la Sierra (en honor a la ciudad de nacimiento de don Ñuflo en Spain)

Hay varios letreros de información explicando las manzanas y construcciones que habían en cada sector. Todos exclusivamente en español.

Coordenadas: 
Costo: 
Recomendaciones: 

MIRADOR DE ÑUFLO

View this post on Instagram

🇧🇴🇬🇧⬇️ El segundo destino de nuestro día, fue el Mirador de Ñuflo. Como nuestros mototaxistas nos llevaban, se sentía muy rápida la llegada desde Santa Cruz la Vieja hasta ahi. Yo tenía muchas ganas de regresar, ya que lo había conocido años antes en una noche de lluvia de estrellas. Desde Santa Cruz la Vieja hasta El Mirador de Ñuflo, son 3,5km aproximadamente. Unos 10 minutos máaaaximo en auto, probablemente nosotros que íbamos en moto llegamos en 5. El lugar es el asiento perfecto para ver el majestuoso escenario del bosque seco chiquitano, además de quedar justo frente al pueblo. ————————————— The second stop of our day was El Mirador de Ñuflo. We were going in a moto-taxi, so the distance was short. I wanted to come back so badly, because when I met the place years ago, I had a beautiful experience with a shooting stars. From Santa Cruz La Vieja to Mirador de Ñuflo, its 3.5km aprox. About 10 minutes by car, but we were in a motorcycle so maybe it was 5 minutes. The place is the perfect seat to see the wonderful dry forest of chiquitos, besides, the place is in front of the town.

A post shared by Gus. (@elhadopropicio) on

Siguiendo la ruta, la siguiente parada sería el Mirador de Ñuflo. Claramente el nombre va en honor al fundador de Santa Cruz y capaz se haya ido el señor a este lugar a observar la tremenda vista que hay desde este pedazo de la serranía Riquió.

Como mi amiga María de España me acompañaba, aprovechamos para sacarnos unas fotillos en el lugar mientras el sol iba subiendo de a poco y nos cocinabamos. No tengo fotos de la vista nocturna pero ahí la cosa cambia totalmente.

Al ser un pueblo pequeño y con poca luz a comparación de la ciudad, el cielo se puede ver muchísimo más claro y las estrellas se vuelven un espectaculo que es testigo de amores casi todo el año. Los jóvenes aprovechan para ir a darle rienda suelta a la aguilillura característica de los chiquitanos, aunque algunos dejan un poco de basura en el lugar (MAL CHICOS ¡MAL!)

 

VALLE DE LA LUNA

La última parada de nuestra excursión a las afueras del pueblo. Nuestros mototaxistas felices de ganar un poco más de plata porque les pagamos por hora. La llegada al Valle de la Luna ya se sentía mas densa porque llegamos alrededor de las 11 de la mañana.

A pesar del calor, no dejamos de disfrutar TREMENDO paisaje que nos rodeaba. Una cosa que mezclaba piedras grises con verde, flores y conciertos de aves cantando por todas partes. La luna se llenó de naturaleza y tenía que estar en el oriente boliviano.

Aquí es donde finaliza la romería de la Virgen de la Asunta, una festividad católica importante para los chiquitanos.

 

ESCUELA TALLER DE LA CHIQUITANÍA

Más que un destino turístico, creo que es un destino de experiencia. La Escuela Taller de la Chiquitanía de San José es un pequeño núcleo de información para el estudio, conservación, difusión y educación de las habilidades de nuestros hermanos chiquitanos.

Cuando los visité tenían las carreras de Gastronomía y Carpintería. Ambas fundamentales para entender un poco los orígenes de la cultura chiquitana y cruceña. Los estudiantes de Gastronomía aprenden a hacer las distintas masas típicas tradicionales de Santa Cruz, así como los platos típicos como el majadito. Los chicos de carpintería son unos capos en tallado y saben utilizar los diferentes tipos de madera para el fin necesario.

Darles una visita te va a acercar a tus raíces si es que sos (o te identificas) con la cultura camba y si no, te va a enseñar una parte muy linda de esta cultura boliviana.

 

 

FESTIVAL POSOKA GOURMET

Con el lema de ‘Turismo de los Sentidos’ el Festival Gastronómico Posoka Gourmet es una fiesta de tres días donde los visitantes están invitados a ir con ropa ancha, pantalones sin tanto ajuste en la cintura y ganas de probar y probar comida todo el tiempo.

La gente del pueblo se reúne en la plaza. Los restaurantes, hoteles, productores, la señora de la venta y más, son los protagonistas y encargados de llevar hacia tu boca la magia de la historia a través del olfato, el gusto, las texturas, la vista y el sonido de las brasas.

 

Hotel Propicio – La Casa de Mamá

Bolivia

No es Japón, es San Juan de Yapacaní en Bolivia.

Este viaje que casi no sucede fue una total prueba para mi. Esto de empezar a filmar y hablarle a la cámara es algo nuevo para mi y a pesar que sigo tratando de encontrar la forma de hacerlo de la mejor manera, pasaron cosas en el camino que fueron dificultando el proceso. Aun así, no dejaré de escribirles los datos concretos para que puedan llegar a cada destino usual e inusual. Aquí les va esta pequeña Japón en Bolivia.

DATOS GENERALES

La colonia Japonesa San Juan de Yapacaní y a su vez municipio agrícola, se encuentra a 124 km. al noroeste de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra en la provincia Ichilo. Es colonia debido a la inmigración de japoneses a partir de 1955, que con unas 80 personas iniciaron la población del lugar hasta tener las más de 200 familias que tienen actualmente.

Este municipio agrícola produce soya, arroz, cítricos, macadamia (siii, MACADAMIA) y son grandes productores de gallina ponedora y pollo para consumo masivo.

¿Cómo llegar?
Desde Santa Cruz de la Sierra salen trufis y minibuses que salen a la colonia desde la zona de la ex-terminal todos los días. En caso de no encontrar transporte directo, hay transporte que llega a Santa Fe de Yapacaní y en este pueblo hay autos que te llevan hasta San Juan. El costo desde Santa Cruz a San Juan es de 40 Bs.

Coordenadas:
-17.293093, -63.845718

Servicios:
Pudimos ver 2 alojamientos y supimos de un Hotel-Cabaña Campestre llamado Quinta Las Pozas. En el mercado municipal hay almuerzos y por el pueblo es posible encontrar algunos restaurantes y tiendas para comprar snacks. Hay postas sanitarias, Banco y cajero automático del Banco Mercantil Santa Cruz y un surtidor a la entrada del pueblo.

PLAZA PRINCIPAL

Su plaza principal tiene forma de rombo y los colores que predominan en el lugar son el amarillo y verde, como su bandera. Hay estatuas en honor a los líderes de la zona e incluso un viejo reloj muy pintoresco. En uno de sus costados está la iglesia principal que también es amarilla.

Coordenadas: -17.291668, -63.847018
Recomendaciones: NO BOTAR BASURA

CENTRO BOLIVIANO JAPONÉS

El Centro Boliviano Japonés es el lugar donde se realiza la Feria Exposición, donde los colonos japoneses muestran los resultados de la buena cosecha al público. No pudimos llegar a la feria por el incidente con el auto, pero si pudimos probar algunos bocaditos que tenían para ofrecer fuera de la feria. Este 2017 la feria se desarrolló desde las 14:00 hasta las 17:00. Yo no sabía el horario pero se los dejo como referencia para que puedan armar su proximo viaje a SJY.

Coordenadas: -17.292102, -63.846155
Recomendaciones: Es una excelente oportunidad para probar nuevos sabores como el dulce de frejol y el lakio, que es una especie de mezcla entre ajo y cebolla. Lleven dinero de más para aprovechar comprando nuevos sabores.

CEMENTERIO JAPONÉS

El Cementerio queda a las afueras del pueblo, a unos 10 minutos en auto. Si bien la visita a los cementerios debe estar cargada de respeto, los japoneses no perciben la muerte como algo terrible y su visita a este lugar se hace con buen ánimo y buenos recuerdos.

Coordenadas: -17.347320, -63.84168
Recomendaciones: No vamos a los cementerios a hacer fotos cualquiera, respeto ante todo.

BON ODORI

La fiesta del Bon Odori se realiza el mes de Agosto en San Juan de Yapacaní. No hay mucha información de la fiesta más de la que pueden dar unos pocos medios que le hacen cobertura y alguna página de Facebook que informa la fecha y punto. Esta fiesta es la celebración de la venida de los espíritus de los ancestros a la tierra. Se cree que el mejor momento para este encuentro entre la vida y la muerte es de noche, por lo que la fiesta sucede en este tiempo. En la celebración se baila alrededor de una torre, siguiendo pasos específicos, música y el sonido de los tradicionales tambores taiko.

Coordenadas: -17.292697, -63.846059
Costo: Es posible comer desde postres y comida salada desde 10 bolivianos en adelante. La entrada a la fiesta es gratuita y abierta al público.
Recomendaciones: La fiesta se celebra con un espíritu alegre y todos estan invitados a bailar. Es una linda experiencia para recordar y unirse a la fiesta. Animate 🙂

 

 

Historias

Marcy y las orquídeas curativas de Samaipata.

Después de una mañana de fallidos intentos para llegar a un centro de medicina alternativa, el destino me mandó a una lugar que al parecer era mi obligación conocer. En plena esquina de la calle Camarapa entre Sucre y Bolivar de Samaipata, me encontré con el vivero Oskar. Lugar donde se desenvuelve una de las historias naturales y de energía más bonitas que he tenido en este año.

Desde fuera se ve una gran cantidad de plantas, pero no es hasta que entrás que sentís su verdadera presencia. Y ojo, cuando hablo de presencia no me refiero a su existencia física, estas plantas son especiales, ellas saben que llegó alguien de visita.

De una pequeña casita sale una mujer con una amplia sonrisa y una luz única. Marcy tenía las manos con tierra y uñas cortas. Sobre todo, tenía una historia que contar y ahí estaba yo para escucharla.

Mientras dábamos vueltas por un mar de orquídeas, me fue explicando una pequeña parte de sus 18 años de experiencia cultivándolas. Algunas de ellas están a su lado desde el inicio, otras con 10 u 8 años y otras que le llegan semanalmente de rescatadores de orquídeas y de regalo.

Al escucharla hablar de sus plantas solo se puede sentir pasión. Yo no se mucho de plantas, es más no tenía idea que me hablaba en un 90% de mi tiempo ahí. Pero ella se hizo entender y despertó en mi un rinconcito ecologista que creo que todos deberíamos tener activado.

Habían orquídeas en TODAS PARTES y no exagero. Las raíces de estas maravillosas plantitas estaban adheridas a cucharas de palo, sillas, troncos de helecho, semillas de pino, macetas viejas, canastas de cumpleaños y cientos de pedazos de ‘algo’ que funcionan para el cultivo de orquídeas.

Se disculpó conmigo en reiteradas ocasiones por recibirme con el vivero descuidado. Está en planes de remodelar el lugar para hacerlo un atractivo turístico más en Samaipata. Yo no sentí nada descuidado el lugar, solo sentía una energía inexplicable que venía de una montonera de plantas.

Marcy Montenegro, ha pasado por distintos desafíos en su vida para llegar a ser básicamente la reina de las orquídeas en el pueblo, el departamento y el país. Así es, ella ha sido campeona departamental y nacional de orquídeas dándole orgullos a su municipio, quien ha sabido reconocer su esfuerzo y dedicación.

Para su familia puede que sea un poco complejo entender su pasión por esta actividad, pero ella tiene una convicción y seguridad de que lo que está haciendo es por el bien de ella, su familia y el de todos. Tal es su preocupación con el medio ambiente que cuando me dijo la siguiente frase, quedé inmóvil.

»Cuando se acaben las orquídeas y las abejas, nos tenemos que preocupar»

Después del silencio, tuve que preguntar porqué. Me explicó que las orquídeas son reguladoras de humedad, purifican el ambiente y ayudan a la polinización de flores de orquídea. Además, su presencia reduce los fuertes vientos. Las abejas cada vez huyen más de las ciudades por las antenas y que su presencia en la naturaleza es fundamental para cumplir ciertos ciclos naturales.

Con su propia experiencia siendo samaipatense, me manifestó su preocupación por el calentamiento global. ‘‘Antes no llegábamos a menos de 6 grados, ahora hay heladas en Samaipata, estamos destruyendo al planeta y mi forma de ayudar es cuidando a estas plantas»

Por otra parte, Marcy es madrina de recuperación de helechos y orquídeas cuando hay casos de deforestación. Me deja muy muy claro que ella NO VENDE ninguna de sus orquídeas porque considera que solo ella las puede cuidar con tanto cariño. Aun así, tiene un grupo de cultivadores de orquídeas en Bolivia. Allí comparten experiencias y se cuestionan sobre apariciones de nuevas especies.

Para sustentar el vivero, Marcy vende otro tipo de plantas, entre cactus, suculentas, bonsai, plantas de cítricos, café y flores. Sus más de 370 especies de orquídeas, son suyas.

Ansía dejar un linaje de información para las nuevas generaciones y que estas sepan la importancia de las orquídeas para el ecosistema. Eso si, les deja claro que este es un sacrificio hasta familiar y que muchas veces ni la misma familia logra entender la importancia del trabajo que está realizando.

Finalizando, compartió conmigo algo que hizo que tenga aun más amor a las orquídeas. Marcy tiene una plena convicción que las orquídeas le curaron el cáncer. En su momento, fue diagnosticada y recibió las cirugías y tratamientos correspondientes, pero su médico le dijo que su recuperación fue muy rápida y un tanto inexplicable.

»Ni mi marido ni el médico entendían porqué mi recuperación fue tan rápida, yo estoy segura que mis orquídeas me curaron del cáncer»

Convencida del poder de las orquídeas, les da el mérito a sus hijas que le devolvieron el favor de mantenerla con vida. Esto pareciera una simbiosis para la supervivencia. Y ¿Saben qué? Yo le creo al 100%

Ha recibido en el vivero personas con deseos de sanarse y que le han pedido permiso para pasar más tiempo rodeado de las orquídeas. Al final, muchos van buscando las alternativas necesarias para salvar sus vidas de enfermedades o de vacíos que nos deja nuestra existencia. Marcy con gusto, atiende a quienes desean sanarse, ya que sabe que sus hijas tienen el poder de hacerlo.

Llegamos a la conclusión de que ambos estamos locos y por eso nos llevamos bien, cada cual creyendo fielmente en lo suyo y arriesgando lo necesario. Logramos congeniar tan bien que volví al otro día y al tercero también. 

Mis días en Samaipata habían terminado. Hice mi respectiva firma de visitas en un libro de firmas con mensajes en todo tipo de idiomas. Prometí avisar antes de regresar para que nos tomemos un café en compañía de sus cientos de hijas que estoy seguro que también extrañaré.

¡Hasta pronto Marcy!

PD: Marcy busca ayuda para llegar a Guayaquil (Ecuador) y representar a Bolivia en el World Orchid Conference (Conferencia Mundial de Orquídeas) en Noviembre. Quienes deseen aportar a la causa, a comprarle plantas o contactarse con ella para tener una visita en el Vivero OsKar en Samaipata pueden contactarse con ella al número (+591) 77062938 y al correo [email protected]

Bolivia

13 curiosidades de Uyuni en su 128 Aniversario.

Conocer el Salar de Uyuni era una obligación. Luego de un año de voluntariado en Ecuador, un 2 de Julio del 2013 me regresé a vivir a Bolivia. Habiéndome topado con tanto extranjero, sentía la necesidad de conocer el lugar más famoso de Bolivia ante el mundo. A un par de días de mi llegada me puse una mochila al hombro y decidí hacer de esa necesidad una meta por cumplir.

Partimos al Salar de Uyuni y al regresar de un tour de 3 días, vimos al pueblo en fiesta. Hacía un frío intenso, era pleno invierno. Algunos lugares estaban cerrados porque sus dueños estaban festejando. Llegamos al final de la noche, bueno en realidad yo llegué al final luego de un incidente con nuestra vagoneta. Ese es otro cuento.

El 11 de Julio es la fiesta de Uyuni, quien recuerda sus 128 años de su fundación como resultado de una Resolución Gubernamental durante el gobierno del presidente Aniceto Arce en 1989. Esta población de unos 25.000 habitantes, es probablemente el destino turístico más visitado de Bolivia. Con sus 3.660 msnm, acoge anualmente miles de turistas nacionales e internacionales por el gran atractivo principal del Salar de Uyuni.

Mi última visita al Salar de Uyuni en Julio del 2016. Regreso porque sí.

Muchos de los visitantes tienen la oportunidad de ir acompañados de un guía, que a su vez es el conductor de la vagoneta de alguna empresa turística. Ante ya dos experiencias de haber conocido el Salar, al final todos dan su propia versión de algunos conceptos. Por ello, vengo a contarte algunas curiosidades en base A MI EXPERIENCIA e investigación del Salar. Ahí te van.


1. Punto de Concentración

El actual Punto de Concentración de Uyuni es la Plaza Arce.

Según la voz Aymara, el significado de Uyuni es la unión de dos palabras en ese idioma. Uyu significando ‘Punto de Concentración’ y Ni sería ‘Lugar’ por lo que el significado sería: Punto de Concentración. Actualmente ese punto de concentración es la Plaza Arce, frente a la estación de Trenes. Es donde se desenvuelve toda la actividad comercial que gira en torno al turismo.

2. El Primer Ferrocarril en Bolivia

El 20 de Noviembre de 1890, un año después de su fundación, llegaría desde Chile el primer ferrocarril al territorio boliviano, en Uyuni. Hoy, la Avenida Ferrocarril tiene algunas representaciones como monumentos, recordando la importancia de la llegada del ferrocarril a esta zona del país.

3. ¡Viva mi Patria Bolivia!

El considerado ‘Segundo Himno Boliviano’ es una cueca fácilmente reconocida por cualquier boliviano y llegó trascender fronteras siendo utilizada por noticieros y la industria del entretenimiento para ambientar un acontecimiento boliviano. Pues, Apolinar Camacho fue el escritor de ‘Viva mi Patria Bolivia’. El hombre nacido en Uyuni en 1917, cuenta ahora con una figura en el centro de una plaza en Uyuni, donde muestran el reconocimiento que le hicieron a este artista.

4. El Primer Hotel de Sal del Mundo.

Está en pleno Salar de Uyuni. En 1998, Juan Quesada Valda crea el Palacio de Sal quien es hasta el día de hoy el hotel más reconocido y galardonado del lugar. Cuenta con reconocimientos internacionales por ser insólito, peculiar y ofrecer una experiencia básicamente lunar.

Fotografía del Lobby del Hotel. Foto de: www.palaciodesal.com.bo

5. Isla de Banderas

En pleno salar, hay  una isla de sal donde por años los turistas han agregado las banderas de sus países. La isla de banderas cuenta con banderas de todos los continentes e incluso algunos dejan banderas de sus equipos de fútbol favoritos. Hay una banderinga que me gustaría agregar por ahí 😉

6. Terreno Engañoso

Es posible acampar allí siempre y cuando vayas con un vehículo 4×4. Pero ojo, hasta la mejor vagoneta con doble tracción puede tener algunos inconvenientes en la costa del salar. La mezcla de tierra con sal mas la humedad, pueden lograr un terreno engañoso. Me tocó vivir esto. Nuestro conductor dio vueltas por muchos lugares hasta encontrar el terreno más seco para que podamos salir del salar. Algunos se asustaron, yo iba tan cansado que no caía en cuenta.

7. Sal y Espejo del Mundo

Al tener el depósito de sal más grande del mundo, Bolivia también ha sido llamada ‘Sal del Mundo’. Por otra parte, en los días de lluvia se convierte en el espejo más grande del mundo, por lo que también lleva ese sobrenombre.

8. Figuras Geométricas

La formación de figuras geométricas como hexágonos en el suelo del Salar, cubren todo ese territorio. Leí bastante para encontrar una razón ya que los dos guías me dijeron cosas diferentes (el 2013 y 2016). Según lo que encuentro navegando, las formas son el resultado del movimiento de la tierra. Otros dicen que es el proceso de respiración de ese territorio. Si tenés una buena respuesta a esto, te invito a dejarla en los comentarios.

9. Personas Perdidas

Hay muchos turistas que se aventuran a vivir esta experiencia en bicicleta o moto. No vamos a mentir que han reportado personas perdidas en el lugar. En época de lluvias, las nubes están bajas y no es posible guiarte por las montañas de los alrededores. Dentro del Salar no funciona muy bien un GPS, también dicen que las brújulas no funcionan. Yo tuve señal en el celular en pocas partes.

10. Triángulo de Litio

Junto con el Salar de Uyuni (también conocido como Salar de Tunupa), el Salar de Atacama en Chile y el Salar del Hombre Muerto en Argentina conforman el ‘Triángulo de Litio’ que conserva más del 85% del litio del mundo. El salar boliviano tiene entre 50 y 70% del porcentaje mundial.

11. Adiós Horizonte

Hay un efecto llamado White Out que es cuando la neblina cubre cierta parte del horizonte y por su claridad visual a tu alrededor, el mismo desaparece. Medio tentador pero medio aterrador a la vez. Yo no logré vivir ese fenómeno, pero si vi cómo se perdía el horizonte en un atardecer.

12. La Vía Láctea desde el Salar

Para quienes logran pasar la noche dentro del Salar de Uyuni, se convierte en un mirador del universo. La Vía Láctea es fácilmente perceptible en una noche despejada y oscura. El fotógrafo ruso Daniel Kordan, logró capturar las luces del espacio en una expedición que realizó al Salar el 2016. Su trabajo es el que encabeza este texto.

En Abril, la NASA publicó una fotografía que te voy a mostrar ahora. Es el resultado de una noche allí, trabajo de Stephanie Ziyi Ye. La fotógrafa logró captar los distinos puntos de luz allá afuera y fue compartida en el sitio web APOD (Astronomy Picture of the Day)

13. El Salar de Uyuni y la NASA

Hablando de la NASA. Hay una historia interesante entre el Salar de Uyuni y esta institución. Cuando Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins llegaron a la Luna, se produjo un acontecimiento importante para la tierra. Si, todos lo saben. Pero lo que pocos saben es que Aldrin comentó en entrevistas a su regreso a la tierra, que veía un destello proveniente de este planeta. Tiempo después se dio el chance de visitar el Salar de Uyuni en Bolivia donde se reunió con un sabio indígena que le explicaría cierta relación de la vida extraterrestre con el Salar de Uyuni.

Esta la tomé a las 11 de la mañana. La luna se veía tremendamente clara.

Una explicación mayor de este tema está en el libro ‘Salar de Maravilla’ una novela histórica de Eduardo Ascarrunz Rodríguez. Quien en su momento aseguró que el testimonio de Buzz Aldrin y su vivencia era parte de los secretos mejor guardados de la NASA.


Ahora me pongo a pensar en la razón de UYU-NI, punto de concentración. ¿Habrá sido en su momento el salar el lugar donde nos reuníamos con los extraterrestres? Pues eso es algo que solo puedo suponer. Lo cierto es que este maravilloso lugar en el mundo hoy está de fiesta y quise hacerle este tributo investigativo y vivencial a este pedazo de magia en el mundo.

Si la pregunta que formulo fuera cierta, El Salar de Uyuni sería uno de los puntos en la tierra donde nos podemos conectar con el resto del universo…y está en Bolivia ¡Felicidades Uyuni!

Si tenés alguna información relevante o querés contar tu experiencia en el Uyuni, no dudes dejar tu comentario más abajo. 

Recursos y Tips

Finca La Víspera, una experiencia orgánica de comodidad, olores y sabores.

Hay rincones que coquetean con tus sentidos cuando simplemente te los mencionan. Surgió el nombre de Finca La Víspera como posible lugar de hospedaje en Samaipata. A mi se me activó el 3er, 4to, 5to ojo, todos los chakras saltaron y hasta el 9no sentido me decía que debía hacer lo posible por quedarme allí.

Ya había visitado el lugar previamente en una tarde muy ágil. Solo pude comer un sandwich y una taza de té cítrico. No estuve más de 1 hora, pero bien recuerdo que siempre tuve la voluntad de regresar. Esta vez, fue esa oportunidad de hacer la voluntad una realidad.


HOSPEDAJE

Más o menos a las 13:30 llegué a Samaipata. Me fui con las dos mochilas encima caminando unos 17 minutos desde la plaza hasta La Víspera. Un poco del frío común en invierno en el lugar. Yo llego todo emocionado. Un grupo de perritos me ladran y entramos en confianza al instante. Me recibe una de las chicas que trabaja en el lugar y me entrega la llave de mi habitación en El Mirador.

La planta baja del lugar fue mía. La habitación con dos camas que daban directamente a un paisaje entre montañas espectacular. A ello se le suma un delicioso aroma de flores naturales que decoraban la mesita donde estaba el reglamento y el menú del Café Jardín. Una cocina con todo equipado: agua, calefón, heladera, además de una hamaca que me propuse a utilizar en los días de mi estadía.

El Mirador también tiene un espacio con una pequeña parrilla y un asiento de cemento que acompañado de una maceta llena de suculentas. A mi la cara no se me borraba de felicidad. Para mi era un lujo.

Despertar temprano para estar a tiempo para el desayuno no fue mucho problema. A las 7 de la mañana el intenso aroma a lavanda invadía la habitación. La mágica energía de Samaipata no me hacían sentir el frío de invierno. Luego de una ducha de agua caliente, me voy a disfrutar del desayuno.

CAFÉ JARDÍN – DESAYUNO

Ya tenía un buen presentimiento por la pasada experiencia comiendo en el lugar. Pero creéme, volví para que me sigan sorprendiendo. El pan integral es hecho una vez por semana por las chicas y el jugo de naranja de mi primer desayuno es resultado de la cosecha de la finca.

Una deliciosa mermelada de mora, un revuelto de huevos con queso, mantequilla y café con leche fueron mis energizantes de mi primera jornada en Samaipata. El segundo día decidí variar por pan blanco, jugo de aloe vera y una infusión de cítricos llamada ‘Sol de Atardecer’. El lugar es el espacio común donde hay juegos para niños y adultos, wi-fi, libros e información turística.

HUERTA Y HERBOLARIO

Me metí entre la huerta a sentir los olores y diferentes texturas de las verduras. La verdad esto de ser vegetariano me ha enseñado mucho pero aun así no soy un experto en vegetales. Lo bueno de esto es que el grupo de trabajadoras de La Víspera eran tan tremenda buena onda conmigo que tuvieron la paciencia de explicarme su forma de cosecha y conserva para hacer condimentos, para la comida de todos los días y para el herbolario.

Nunca había comido tantas flores. En realidad, nunca había comido flores en mi vida. Siempre hay una primera vez ¿no? Sentí sabores dulces, ácidos, salados, fuertes y suaves. Begonia, Pedro Segundo, Jazmín, Flor de Achicora, Rúcula Silvestre, Caléndula y unas cuantas más fueron las que pasaron por mi paladar y que están disponibles para ser degustadas por cualquiera que sea huésped del lugar, además de tener el acceso a la huerta y cocinar con vegetales orgánicos en cualquier momento.

El herbolario tiene una gran cantidad de infusiones, chutneys, mermeladas, condimentos y salsas listos para los pedidos que reciben en La Víspera o para ser adquiridos por cualquiera que visite el lugar. Una bomba de olores y sabores es lo que es este lugar. Eliana me atendió con la mayor amabilidad posible para explicarme el proceso de elaboración y hasta sus productos favoritos. Me sentía en casa.

El Trono

En la parte de atrás de La Víspera vive la pareja de holandeses que fundó el lugar.  Más allá, está el sendero que te lleva a El Trono. Este rinconcito en las alturas lleva el nombre muy bien puesto. Ni tan cerca ni tan lejos de la casa principal, El Trono es un perfecto lugar para compartir en pareja o en solitario. Un asiento de piedra con techo te da la posibilidad de apreciar el paisaje de Samaipata, sentado y con sombra. Aquí estuve una media hora pensando en la nebulosa antes de ir a almorzar.

Esta es la vista exacta desde El Trono. Al lado izquierdo está el pueblo de Samaipata. Abajo se puede ver el Café Jardín.

CAFÉ JARDÍN  – ALMUERZO

La carta es amplia y es realmente un goce poder elegir comida en su gran mayoría vegetariana y orgánica. Tuve la oportunidad de probar dos platos en mi estadía. El Omelet de Verduras viene con una gran variedad de hierbas y verduras frescas, huevo, queso gouda y  chutney de mango. La decoración de flores fue el toque perfecto para darle un excelente sabor. Tremendamente recomendable.

El concepto de comida es Slow Food (comida lenta), ya que las hierbas y flores se seleccionan en el momento para el plato escogido. La preparación es también lenta pero vale cada segundo de la espera. El segundo plato que pude probar al siguiente día fue Pasta con Pesto, que además de tener un excelente sabor, mi compañía fue la huerta, un sol tenue y los sonidos de la naturaleza. Digan o no que esto es un paraíso.

PARQUE NATIVO

Mis días en Finca La Víspera estaban llegando a su fin. Me propuse pasar toda una tarde en el lugar disfrutando la vista, una hamaca y los distintos aromas y flores que hay en sus jardines. Valió cada segundo de mi tiempo.

No llegué a caminar por exactamente el lugar donde se encuentra el Parque Nativo, pero solo bastaba cerrar los ojos y escuchar algunos sonidos de la naturaleza o algunos animales que habitan el lugar. Hay ardillas, iguanas, erizos, zorros y hasta dicen que es posible encontrar venados andinos en el lugar. 😮


Si me piden dar una recomendación, creo que no necesitan más que sentir mi emoción al escribir de este rincón del mundo que tiene un pedazo de mi corazón. Da gusto visitar estos espacios que además de ofrecer hospedaje, te dan la oportunidad de vivir una experiencia responsable, sana y bella. 

Gracias a Eliana, Marcelo  y todo el equipo de Finca La Víspera por hacer de mis días de estadía muy felices y memorables. ¡HASTA PRONTO! <3

Hay distintas cabañas, paquetes de servicios, promociones y más. Para poder tener la mejor información personalizada revisa la nueva página web de Finca La Víspera. Está con la mejor pinta 😉 http://lavispera.org/

Bolivia

Samaipata: 8 razones para llamarla Samaitrampa.

Quienes ya conocen o han oído de este mágico lugar en el Departamento de Santa Cruz, saben de lo maravilloso que puede ser tener unos días en esta zona ‘sub-andinatropical’. Samaipata es una pequeña población en el municipio del mismo nombre, que su traducción del quechua significa ‘descanso en las alturas’.

Ubicada a 120km de Santa Cruz de la Sierra y unos 380 km de Cochabamba, Samaipata es conocida como ‘Samaitrampa’ por muchos de los ahora locales que se quedaron a vivir en este lugar o que optaron por invertir allí. Su suelo es el resultado de ser la mezcla de la última parte del suelo andino y el inicio de la zona de tierras bajas, por lo que en su extensión se puede producir fácilmente mucha vegetación.

El municipio alberga a unas 26 nacionalidades en su territorio y año a año recibe a miles de turistas de todo el mundo para disfrutar de un cielo claro, alimentación y hospedaje muy barato y la naturaleza en todos sus colores.

¿Como llegar?
Desde Santa Cruz de la Sierra el ‘Expreso Samaipata’ sale desde la Av. Omar Chávez esquina Soliz de Holguín. Salen desde temprano en la mañana y el horario es flexible ya que se van mayormente al estar completos de pasajeros.

Costo
Estos minibuses tienen un costo de 30 Bs. por persona, aunque hay otro tipo de servicio en buses y en taxis que varían el costo. Yo recomiendo este servicio de minibus. También hay transfers desde el Aeropuerto Internacional Viru Viru de aproximadamente 50$ que debe ser reservado con previo aviso a alguna agencia.

Servicios
Samaipata tiene una buena recepción de señal para un teléfono celular. Pero hablando de conexión a internet Entel es la mejor telefonía. Algunos bares, Hostales/Hoteles, y restaurants tienen el servicio de Wi-Fi. Hay servicio de mecánicos, escuelas, hospital, un cajero automático (ATM) del Banco Unión, mercado y tiendas de abastecimiento.

1. PLAZA Y ALREDEDORES

Si el minibus no te deja sobre la carretera en el minimercado La Estrella, te va a dejar en plena plaza principal. Este lugar es el punto de reunión en Samaipata y está embellecida con árboles exhuberantes, un reloj solar y distintas piezas de piedra que adornan el lugar. En la misma plaza está la Iglesia ‘Nuestra Señora de la Candelaria, la alcaldía, restaurantes, cafés, tiendas y una farmacia.

Durante el fin de semana quienes llegan de la ciudad suelen estacionar sus vehículos alrededor de la plaza, generando más movimiento. En la semana es mucho más tranquilo y a pesar de tener una luz bastante tenue, es un lugar muy seguro. Los alrededores a la plaza dejan ver las distintas casas antiguas de Samaipata. Muchas de ellas han sido remodeladas pero aun se conserva parte de las casas construidas en base a adobe y gruesas puertas de madera.

Coordenadas: -18.179784, -63.875767
Costo: Ninguno
Recomendaciones: Si vas con amigos y querés pasar rato en la plaza, por favor deposita tu basura en los basureros. Si están llenos o ‘no hay’ guarda la basura con vos. A mantener el pueblo limpio 😉

2. MUSEO ARQUEOLÓGICO

Yo no puedo ir a un lugar y no visitar un museo. En las 3 ocasiones que he visitado este museo, he visto más extranjeros que locales, por lo que asumiré que ellos lo visitan más. Creo importante visitar estos espacios para comprender un poco los asentamientos culturales en la zona y poder así desglosar la historia.

En el museo se exhibe pintura rupestre, cerámica y elementos de las culturas Mojocoya, Yampara y Chané, además de la explicación arqueológica del Fuerte de Samaipata. En cuanto a las cerámicas, me llamó la atención las urnas funerarias que realizaban los Chané para enterrar a los muertos. Con respecto al Fuerte hay bastante información en base a las formas representativas de animales y los lugares donde los ocupantes del fuerte hacían rituales o sus actividades diarias.

Como dato extra, el día que llegué a Samaipata había una serie de charlas para comprender el origen del Fuerte. Habian distintas charlas desde la perspectiva de la biología, geografía, arqueología entre otros. El museo tiene un espacio destinado a dar este tipo de charlas o conferencias en distintos fechas especiales. Esta oportunidad fue antes del Solsticio de Invierno mejor conocido como el Año Nuevo Andino – Amazónico.

Coordenadas: -18.178345, -63.873987
Costo: Extranjeros 5 Bs, Nacionales 4 Bs, Estudiantes escolares 2 Bs. El horario de atención es de 8:00 a 12:00 y de 14:00 a 18:00 de Lunes a Viernes. De 8:00 a 16:00 los Sábados y Domingos.
Recomendaciones: No sacar fotos con Flash.

3. MERCADO

La zona del Mercado de Samaipata es una especie de rincón sagrado en el pueblo. Hacer compras aquí es tan barato comparado a las ciudades de Bolivia que irte con una gran bolsa de verduras no implica mucho dinero.

Además del abastecimiento alimenticio, el mercado también tiene un comedor y en una de las calles, hay señoras vendiendo ropa americana usada desde 1 Bs. Es también donde se encuentran algunos restaurants de comida casera, ‘La Pizzería’ y donde encuentran los que son para mi, los mejores zonzos y arepas del pueblo. Oh, además es el punto de mototaxis de Samaipata.

Coordenadas: -18.180805, -63.874511
Costo: Con unos 50 Bs es posible comprar lo básico para cocinar dos días (Para una persona).
Recomendaciones: Por la comida, suelen haber muchos perritos sueltos por la zona. No les tengás miedo, muchos de ellos tienen dueños.

4. FUERTE DE SAMAIPATA

Este punto lo dividiré en dos. El Fuerte en sí y la fiesta anual que se realiza allí.

El Sitio Arqueológico Fuerte de Samaipata es un antiguo centro ceremonial y administrativo de la época prehispánica. Desde el 1998 este lugar es parte de la lista del Patrimonio Cultural de la Humanidad de la UNESCO. A su vez, es considerado el centro de arquitectura rupestre más grande del mundo, lo que cada año atrae más y más turistas e investigadores.

Digo investigadores porque para la fiesta que luego explicaré, llegan bastantes científicos a hablar del origen cultural de esta piedra, por lo que aun es un espacio en investigación. Además de ellos, es comúnmente visitado por visitantes nacionales y universitarios. El lugar tiene diferentes estructuras de madera para poder ver la magnitud del espacio sin acercarse lo suficiente y senderos marcados para continuar con el camino.

El centro ceremonial tiene distintas representaciones de felinos, aves, osos y serpientes, que según la biología aun se discute si son animales de oriente u occidente. La otra zona, el espacio administrativo tiene otro tipo de estructuras más comunes, el lugar donde se ubicaría la plaza, un mercado y otros espacios de una comunidad. Si querés darle una visita virtual, la Marca Santa Cruz te ofrece una experiencia 360º en su página web.

AÑO NUEVO INDÍGENA

El año nuevo 5.525 (5.526 este 2018) de las culturas andinas y amazónicas de nuestro país se festeja en distintos lugares del país. Samaipata es uno de estos lugares y fui testigo de su celebración. El Inti Raymi que en Quechua significa ‘Fiesta del Sol’ y Lucero del Alba, la celebración de lectura de estrellas de las culturas de las ‘tierras bajas’. Ambas fiestas son celebradas en conjunto, en la denominada la noche más larga del año, por el recibimiento al Solsticio de Invierno.

Llegamos al lugar después de haber pagado 10 Bs a un minibus para que nos lleve desde la plaza y pagamos 15 Bs para entrar a la ceremonia. La noche la gente la pasa en carpas, bailando en el escenario principal o rodeados de la gran fogata que hacen en el lugar. Hay muchos carros para comprar comida y la música suena toda la noche.

Los actos de presentación al lugar y al tipo de ceremonia tuvieron su tinte político y la organización del evento deja mucho para reflexionar. La ceremonia con chamanes y el recibimiento del nuevo sol fueron magníficos. Después de una larga noche de frío, recibir ese sol es reconfortante y si capaz le ponen un poco de fé al asunto, las cosas se pueden poner muy lindas.

Coordenadas: -18.178487, -63.819448
Costo: Extranjeros 50 Bs, Nacionales 25 Bs, Universitarios Nacionales 10 Bs, Escolares Nacionales 5 Bs, Residentes de Samaipata 5 Bs, Guías de Sitio, 5 Bs. Horario de Atención de 8:30 a 16:30 de Lunes a Domingo. Transporte privado unos 30 Bs y en un minibus o un vehículo compartido puede costar 10 Bs por persona.
Recomendaciones: Llevar agua, protector solar, repelente de insectos y ropa cómoda. Es un lugar para visitar en media jornada, por lo que no es necesario llevar comida si es que vas a regresar a Samaipata. Hay parqueo para vehículos.

5. LA PAJCHA

Hay un pequeño paraíso a 45 km del pueblo, en medio de la nada. La Pajcha (de Samaipata) es una cascada de agua con su pequeña playa natural en medio de rocas, musgo y un espacio apto para acampar.

El lugar es testigo de atardeceres llenos de cantos de parabas, un intenso sol anaranjado y noches tranquilas (según dicen quienes han acampado allí). Este sitio es un verdadero Edén alejado de toda señal de telefonía, electricidad y conexión con el mundo exterior.

A pesar que el acceso al lugar es un poco complejo, vale la pena llegar a sentir el agua cristalina, arena blanca, helechos y una imponente cascada de unos 30 metros de altura que hacen de este lugar una verdadera trampa en Samaipata.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Coordenadas: -18.401921, -63.821553
Costo: El acceso al lugar es gratuito, aunque suele haber un cuidante que de alguna forma busca que le reconozcan su trabajo. Un taxi te lleva pagando arriba de 100 Bs. Algunas agencias te llevan en grupos por un costo más elevado.
Recomendaciones: Si vas a acampar, lleva todo lo necesario para ello. El lugar no tiene ni electricidad ni señal de telefonía. Ropa de baño y ganas de dejar lo más limpio posible el lugar.

6. VIVEROS

Por el perfecto clima de Samaipata, es el lugar adecuado para conservar miles de especies de plantas. El pueblo tiene distintos viveros llenos de orquídeas, cactus, suculentas, helechos, plantas de café y frutales, además de plantas florales.

Es más, yendo a conocer los diferentes viveros, me topé con Marcy. Ella es una de las campeonas nacionales de orquídeas en Bolivia y tuve el honor de ser recibido en su vivero. Su historia la contaré en otro post con más detenimiento.

El costo de las plantas es muy bajo, por lo que es un lugar perfecto para comprar algunas plantas para tu jardín, empezar tu espacio natural en casa o incluso para aprender su cuidado. Algunos lugares aceptan voluntarios para el cuidar de ellas.

Coordenadas: -18.178552, -63.872391
Costo: Las plantas pueden costar desde 5 Bs. algunos tipos de suculenta hasta el monto que desee comprar.
Recomendaciones: Algunos viveros tienen su espacio de conservación en el que prefieren que no toqués las plantas. Cumplí las reglas.

7. REFUGIO DE FAUNA SILVESTRE

Conocido también como ‘El Zoológico’, el Refugio de Fauna Silvestre Jacha Inti es el proyecto de vida de una familia suiza que decidió vivir en Samaipata hace unos 15 años. El lugar es sin fines de lucro y se sostienen por la venta de entradas, artesanías, hospedaje y por los cientos de voluntarios de todo el mundo que se han dado paso por el lugar.

Llegar al lugar y saber que los animales son dueños del espacio, me dio un poco de miedo (qué irónica es la vida). Los monos saltaban por todas partes, el chanchito del monte se frotaba la cabeza en mi pierna como un perrito, un tejón de 3 patas andaba de lo más contento en búsqueda de su comida, mientras que al fondo un gatito observaba como sus amigos saltaban como locos.

Las personas pueden interactuar con los animales del refugio, a pesar que hay algunos en jaulas. Me tocó estar en el lugar cuando les daban la comida de la tarde y fue magnífico ver como todos corrían y cantaban por el alimento. Eso sin dejar atrás la dedicación y amor que pude percibir de los voluntarios que hacen de este lugar otra trampita para quedarse más tiempo en Samaipata.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Coordenadas: -18.197346, -63.879666
Costo: Adultos 20 Bs. Menores 10 bs. Un taxi desde la plaza cuesta 20 Bolivianos hasta el Refugio, sea 1 o 4 personas.
Recomendaciones: Entrar al lugar con la menor cantidad de accesorios y objetos pequeños posibles. Un niño entró al lugar con un chupete, un monito se lo quitó y los voluntarios quedaron haciendo malabares para quitarle el chupete al travieso. Respete las normas y sobretodo a los animales sueltos.

8. BOSQUE DE LOS HELECHOS

Como uno de los espacios del Área de Manejo Integrado del Parque Nacional Amboró, el Bosque de los Helechos es una reserva de helechos gigantes que llegan a tener hasta 15 metros de altura. Según nos explicaban, los helechos son el antepasado de los árboles y existían en la época de los dinosaurios.

El lugar era sacado de una película, una mezcla de Jurassic Park con Alice in Wonderland, ¿te imaginás? Los helechos son tan altos, los colores, formas y aromas que hay dentro son fantásticos. Había bastante humedad, frío a ratos, calor en otros. Rocas con moho, orquídeas, plantas medicinales, frutos silvestres, pequeñas aves y hasta cóndores.

Las 5 horas de trekking las sentí pasar muy rápido para todo lo que había para ver. Yo estaba extasiado de tanta maravilla natural en medio de la nada. Si bien ya había escuchado de este bosque, es la primera vez que entro y volvería varias veces más. Es más, hay un espacio para hacer camping donde según nuestro guía, la noche se vuelve un espectacular escenario de curucusí (luciérnagas) a la luz de la luna. Dan ganas de volver. 8va trampa.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Coordenadas: -18.110685,-63.874175
Costo: 150 Bs me parece un buen precio para este recorrido con un guía y transporte de y hasta la entrada. Ojo, éramos 5 personas. Con menos personas el precio aumenta. El costo incluía el costo de entrada al parque.
Recomendaciones: Botas o zapatos impermeables y con buena trilla. El lugar tiene bastantes lugares con agua o barro y llevar zapatos que absorban agua o que tengan una pisada lisa podrían dificultar tu visita. En ciertos lugares hace mucho calor y en otros mucho frío, llevar abrigo. Dependiendo del tour, hay paradas para comer el almuerzo o un snack para continuar. Llevar lo necesario para comer y guardar su basura. Cuidado con tocar algunas plantas.


No creas que con esto se acaba, pasa que a mi se me acabó el tiempo. Hay mucho más por ver en Samaipata. Desde experiencias espirituales en sus centros holísticos hasta lugares con las mejores vistas de cerros verdes llenos de vida animal. Además de ello, el significado cultural del lugar y su representación de unión de culturas, hace que Samaipata tenga una energía que te hace sentir tan cómodo que te atrapa.

Si no la conocés, no perdás más el tiempo. Si ya lo hiciste, te animo a explorarla más allá de lo que conocés. Además, es uno de los destinos recomendados por Marca Santa Cruz  y cuenta con excelentes comentarios en TripAdvisor.

Para finalizar te dejo dos opciones de hospedaje en Samaipata:

Finca La Víspera

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

www.lavispera.org
Para hacer reservaciones o preguntas: [email protected]
Teléfono: +591 (3) 944 6082
Celular: +591 72123636

Yvy Casa Hotel

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

alexfergo.wixsite.com/hotelivy
Para hacer reservaciones o preguntas: [email protected]
Celular: +591 72170754

 

¿Crees que faltan datos? No dudes en dejar tu comentario en el post para poder responder, corregir o aumentar información a este destino.

 

Historias

Una historia de minibus…en Quechua.

Cuando anuncié el desarrollo de mi experiencia en La Paz, dije que contaría historias. Le estuve dando vueltas al asunto porque perdí las anotaciones y grabaciones de audio de donde surge esto. También, porque de alguna forma, estaba buscando la forma de escribir con equilibrio, algo que hasta hoy me hace tocar la cabeza.


A eso de las 9 de la mañana, estábamos llegando a la zona del Cementerio General de La Paz para buscar transporte que nos lleve a Tiwanaku. Una vez llegamos a la cooperativa que se encarga de dar el servicio, nos sentamos a esperar que el minibus se llenara.

Después de esperar en la oficina nos subimos al bus. Una argentina, unos cuantos chilenos, una pareja y una jovencita claramente boliviana. Ya había pasado largo rato que esperábamos para que se llene el minibus y que al conductor le den ganas de partir. A insistencia nuestra y que apareció una joven más, el conductor encendió el minibus y nos fuimos.

Empezamos a charlar inmediatamente con los chilenos y con nuestra nueva amiga argentina. Ya hasta habíamos encontrado conocidos y temas en común. Tan tupida iba la charla, que no nos dimos cuenta que ya estabamos saliendo de El Alto. Tuvimos que buscar un nuevo camino para llegar a Tiwanaku. ¿La razón?

Emp*te #1: Un bloqueo.

Seguido a ello aparecen las comunes injusticias y atropellos de servicios en latinoamérica, el chofer nos quería cobrar más dinero para ir por otra ruta.

Emp*te #2: Viveza Criolla

Todos empezaron a reclamar, menos la joven boliviana. Ella en toda su serenidad y silenciosa presencia, sonríe y nos comenta las diversas razones por las que podrían estar bloqueando. Recién en ese momento le dimos atención a ella.

Maruja es una joven igual que yo, igual que muchos otros que van a leer esto. A sus veintipocos años, unos 1.50 de estatura, mejillas quemadas, piel morena y muchos otras palabras que podrían describir su exterior, es una de las personas que más me enseñó en mi viaje por La Paz.

Ya tenía un título en Educación Superior y ahora estudia Lenguas. Cuando hablamos de conocer nuestro país, nos comentaba que ella conoce Santa Cruz y que le parecía hermoso. Visita esta ciudad del oriente boliviano para estar con uno de sus hermanos que es militar. Maruja era una sorpresa.

Sobre el camino, sube un señor anciano al minibus. Tenía un aguayo en la espalda, el cual dejó caer al piso del vehículo. Tomó asiento y solamente mira a Maruja. Nosotros no existíamos. De alguna forma sentí lo mismo que pudo haber sentido Maruja al subir y nadie conversaba con ella.

Emp*te #3. Me sentí injusto.

Luego de decodificar que no hablaban en español, le preguntamos a Maruja qué idioma estaban hablando. Con la misma sonrisa que ya nos había respondido antes, nos dice: Quechua. En ese momento yo empecé a emocionarme con la oportunidad de aprender algo nuevo. Iniciamos la conversación entre nuestra dulce traductora, dos cambitas y un quechua.

Como dije, perdí mucha información y de tremendamente idiota, no anoté los datos en el travelbook. El señor tenía un nombre muy diferente para mi, su apellido tampoco lo recuerdo. Si recuerdo que tenía los ojos muy rojos pero a la vez eran dulces, su rostro tenía piel gruesa que formaba pliegos demostrando su avanzada edad. Sus manos tenían tierra y la boca llena de coca.

Cuando le preguntamos su nombre nos muestra un documento. Un credencial antiguo que decía que fue presidente de los proveedores de leche de la comunidad donde vive, muy cerca a Laja. Vive solo, lejos de sus hijos. Algunos trabajaron la tierra con el, incluso supimos que algunos de sus hijos no quisieron regresar a ser agrícolas y decidieron mudarse a la ciudad. Es viudo y hasta ese día, trabajaba sólo.

Al decir el nombre de su comunidad, Maruja se sorprendió y empezó a preguntarle cosas en Quechua. Nuestra curiosidad nos llevó a preguntar que hablaban. En un casa donde vive su familia cerca a Tiwanaku, un hombre de la comunidad que el señor mencionaba, entró a robar y se llevó muchas cosas de valor. El señor del aguayo reconoció a la persona, uno de los borrachos del lugar.

Maruja necesitaba ponerse en contacto con las autoridades de aquel sitio. Sacó un bolígrafo para anotar el número del hombre en su mano y recordé mi travelbook (recién). Arranqué una hoja para que anote sobre papel y se lo di. Estábamos creando conexiones.

La charla se tornó más íntima. El señor nos comentaba cómo le molesta que las personas roben, que todo trabajo cuesta pero que trabajar es lo que lo mantiene vivo. Se siente rico, porque para su forma de ver la vida, el es rico. Tiene casa, tiene alimento, formó una familia, vive de la tierra y encima le pagan por ello. Cuida de la tierra como la tierra cuida de el. A ello se suma la experiencia de vida de la hermana de Maruja, quien atraviesa los prejuicios machistas de ser mujer, de origen quechua y estudiante de agronomía.

Hablando de lo que está bien y mal, Maruja habla de la religión. La lleva a decirle al campesino que debería presentarse mejor. Claramente se refería a su aspecto físico. Contaba que ella le enseñaron que uno debe vestirse y estar limpio para agradarle a Dios. El hombre anula esa opinión con su cabeza y le responde con la frase que me hizo escribir esta historia:

»La cabeza es para pensar, no para peinar»

Mi cabello tenía cera, spray de pelo y otras maniobras estéticas con las que lidio desde que decidí cortarlo. Me pateó la existencia con esa frase. Me perdí de la charla y sólo me puse a pensar en cuan diferentes son nuestras vidas. Decidí no juzgarme por la vida que tengo, más allá de eso sentí agradecimiento.

Regresé a la charla y ya había perdido el hilo. Pocos minutos después, el campesino pide al chofer detener el minibus. Maruja se despide de él diciéndole: Chao tío. Ante la duda decidí preguntar porqué le dijo tío si se suponía que no se conocían. Ella me explica que en su cultura, a todo hombre mayor se le debe decir ‘tío’. Que incluso un anciano le debe decir tío a alguien que sabe que es mayor. Estaba cumpliendo su rol de maestra sin darse cuenta que estaba regando en nosotros su cultura y tradiciones.

No pasó mucho tiempo más hasta que ella también bajó del minibus. Tomó su bolso, nos deseó buen viaje, una sonrisa más y bajó. Era la más pequeña que iba entre nosotros, en edad y estatura, más su grandeza me hizo sentir diminuto. Tanto que sentí una terrible vergüenza para pedirle su número o si tenía alguna red social.

Emp*te #4. Perdí una gran amiga.

La forma en la que vivo me lleva  a cuestionarme si ellos están bien. Puede que su concepción de la vida los lleve a tenerme pena o tal vez no existí más para ellos después de ese día. Quizás bajo su percepción de nuestra existencia ellos viven mejor que yo. Me queda esa ambigüedad en la cabeza hasta el día de hoy y no le quiero encontrar una solución.

Sé que su aparición en mi camino, me enseñó mas que varios años estudiando sociología o antropología. Creo que su cultura está llena de sabiduría, al igual que la mía. Ninguno eligió la vida en la que nació.  Si podemos decidir qué hacer con la vida que tenemos ahora, con lo que vivimos y lo que PENSAMOS. Entiendo que una de mis misiones en este mundo no es entender todo, pero si contar todo esto.

Quizás así sepamos que más allá del aspecto físico o del origen de cualquier persona de este planeta tierra, hay un ser humano cargado de la belleza del conocimiento. Y lo podés encontrar en cualquier parte, como en una charla de minibus…en quechua.

Maruja, si algún día lees esto… gracias. 

Doncito, me sigo peinando…pero antes de peinarme lo pienso.