Historias

[ENTREVISTA EXCLUSIVA] Vivian Reimers y el arte chiquitano como objeto de indoctrinación e inculturización.

A través de una llamada por WhatsApp hasta Río de Janeiro, tuve la oportunidad de hablar con una persona que tiene información invaluable sobre las Misiones de Chiquitos. La curiosidad para hablar con ella nació de una publicación en Facebook que mostraba una serie de platos de decoración con diseños y formas de la chiquitanía boliviana. Nunca había visto algo así y sentí un llamado intenso a averiguar de qué se trataba todo esto. Bien que lo hice, porque me llevé una sorpresa.

Vivian Reimers Ortiz, arquitecta y diseñadora de interiores, recuerda de su pueblo las tardes en familia para tomar café con la compañía de zonzo, tamales, tortillas y cuñapés. De esta tierra valora la calidez humana, la cual trata de contagiar a cada viajero que sabe que visitará Santa Cruz. En 2009 decidió continuar con su formación y lo hizo con un doctorado en diseño en Lisboa (Portugal). En tierra cálida boliviana, siempre le llamó la atención el arte chiquitano y convirtió a esa curiosidad, en su tema para la tesis doctoral.

El documento de la tesis doctoral de Vivian Reimers Ortiz, que fue defendido en Lisboa, Portugal.

Durante su proceso de exploración del tema, descubrió una pasión por la investigación y esto la llevó a recorrer todas las posibilidades disponibles para darle valor a su tesis. En ese tiempo, los profesionales en Bolivia le recomendaron hacer la investigación con otra perspectiva, una que vea a la chiquitanía desde Europa y no desde Bolivia o Sudamérica.

Es así que la investigación la llevó a Sevilla (España) para comprender el ADN de las misiones como tal y encontrar la expresión que se encuentra en cada objeto arquitectónico. Gracias a este paso, obtuvo información importante y un contacto que fue fundamental en el proceso, el padre Francisco de Borja Medina, una eminencia en el tema de misiones jesuíticas, quien la recibió en la Curia de Roma (Italia) posteriormente.

Un detalle del ornato de la iglesia de Concepción, como parte de las Misiones Jesuíticas de Chiquitos en Bolivia.

Ya en Italia y con el acceso al archivo de la Compañía de Jesús, pudo rescatar información de fuentes primarias sobre la cultura, organización política, administración, y demás temas sobre las misiones chiquitanas, pertenecientes a la antigua provincia jesuítica del Paraguay. Pasados dos años y comprendida la raíz de las misiones, Vivian pudo avanzar y analizar la iglesia como objeto de comunicación.

Me preguntaba ¿Cómo la iglesia lograba dar un mensaje tan eficiente a todos si los pueblos incluso hablaban dialectos diferentes? Ellos lo conseguían a través del diseño.

Vivian Reimers

Reimers, apasionada con la investigación, dio pasos importantes para estudiar el interior de las iglesias chiquitanas, la arquitectura, iconografìa y ornamentación. Incluso aplicó la teoría Gestalt en el objeto arquitectónico para descubrir como el brillo, la luz, la secuencialidad, el ritmo o la forma estimulan al observador. Es así como una tesis doctoral llamada »Diseño como estrategia de comunicación, inculturación e indoctrinacion» fue aprobada con honores y resultó en un documento único de cinco años de investigación y casi 700 hojas de desarrollo.

La colección Arte Chiquitana.

Ya establecida en Rio de Janeiro, Vivian decidió hacer tangible su investigación y lo hizo con una colección de platos que ella considera que son objetos con historia. Asociada a Cris Azevedo, Diseñadora de productos, unieron sus talentos y crearon la colección Arte Chiquitana.

La primera presentación de estas piezas se realizó en la 35ava versión de la feria »Paralela Design» en Sao Paulo, una feria que cuenta con una curadoría destacada donde se expuso ante un público internacional, una versión contemporánea del arte de la chiquitanía boliviana. El sueño también apuntó a Bolivia, es de esta manera que la colección llegó a Santa Cruz de la Sierra para la versión 2019 de CasaCor.

Cada plato cuenta una historia diferente y relata a través de los colores, formas, secuencias, elementos y demás, la importancia de la historia de las misiones de chiquitos en Bolivia.

Divino, es uno de los platos que se inspira en una pintura mural del techo de la iglesia de San Rafael. Este plato refleja la representación de Dios, como astro rey y generador de vida. La pieza de líneas doradas, tiene este color por el simbolismo que se utilizaba en lo barroco para representar a Dios.

Ángel Dorado y Ángeles de Cobre, rescatan el diseño original de la trama de los pisos de las iglesias misionales del período s. XVI – s.XVIII. El color de los platos, dorado y cobre, se escogió como alusión a los metales de la ornamentación como el oro y el bronce. Las formas en la trama de los pisos también buscaba la separación por género, esto venía como recomendación de la Iglesia de la Contrarreforma. En la nave de la iglesia de San Xavier, se puede ver esa línea actualmente. Finalmente, los querubines de la época barroca que ya tienen una genética como resultado del mestizaje europeo y local.

Chiquitano es un plato que recuerda a la pintura mural de las iglesias que fueron pintadas a mano con una representación de la flora local y con tonos ocre o tierra obtenidos de los pigmentos de la zona. Una representación contemporanea que muestra los motivos ornamentales que resultaron de la simbiosis de la cultura visual barroca y representada por manos chiquitanas. Esto dio origen a lo que se conoce como »Arte Chiquitano»

La última pieza, Angel Divino, fue representada en color rojo y con destellos de luz, en alusión a la connotación religiosa que relaciona a este color con el fuego, el vino y la sangre. Como símbolo de sacrificio y amor, pero a su vez, de pasión y guerra. Acompañado también de un ángel, un ser con alas que cumple como la representación de un mensajero de Dios, como un intermediario con los humanos.

De esta manera, Vivian Reimers pudo crear junto a Cris Azevedo, objetos contemporáneos con elementos de la comunicación que efectivamente lograron inculturización y adoctrinamiento en las tierras bajas de Bolivia.

Próximamente se volverán a presentar en la »Paralela Design» en Sao Paulo con una colección de jarrones inspirados en las iglesias de las Misiones de Chiquitos y yo me quedo con la interrogante de a donde más podrá llegar una investigación tan minuciosa sobre toda la gran significación que tienen los elementos de comunicación para lograr que las masas sean adoctrinadas de la forma en la que lo lograron los jesuitas.
Pueden ver más del trabajo de Vivian en www.vivianreimers.com.br , en su página de Facebook: Vivian Reimers arquitetura & interiores o en Instagram: vroarquitetura y de Cris Azevedo: studiocrisazevedo

Aun no he encontrado puertas abiertas para hablar de todo esto en Bolivia. Espero poder hacer charlas o un libro.

Vivian Reimers.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.